Uso de cookies

familiafacil.es utiliza cookies propias y de terceros. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.

Aceptar Leer más

↑ Ir Arriba

Matrimonios domésticos, matrimonios internos, guardeses

Los matrimonios domésticos o guardeses, se componen de dos personas, hombre y mujer. Entre los dos, realizan las labores propias de las empleadas del hogar, cuidadoras de niños y ancianos, cocineras, planchadoras, mayordomos, jardineros, cuidadores de animales y chóferes.

Matrimonios domésticos o guardeses, funciones que desempeñan

Matrimonios domésticos:

  1. Ventajas
  2. Desventajas

Los matrimonios domésticos o guardeses se componen de dos personas, hombre y mujer, a las que normalmente les une un vínculo matrimonial. Si bien se dan casos donde las personas que trabajan juntas no tienen este tipo de relación. Los matrimonios domésticos pueden ser internos (se alojan en la casa donde trabajan) o externos (van cada día trabajar al domicilio). Sin embargo se pueden dar casos donde la mujer es interna y, sin embargo, el marido es externo.

Los guardeses o matrimonios externos o internos realizan varias tareas que dependerán mucho del tipo de familia y de la casa donde desempeñan su labor. Suelen trabajan en pisos, casas con jardín, incluso en fincas con animales y fincas que cuidan.

Normalmente las tareas que realizan son: limpieza de la casa, terrazas y patios, cocinar, hacer la lista de la compra y comprar, servir la mesa. Generalmente están funciones las realizan el hombre o la mujer, de forma indistinta. Plancha, lavandería, cuidar niños (alimentarlos, bañarlos, recogerlos en el colegio, llevarlos al parque, etc.), cuidar ancianos (alimentarlos, bañarlos, acompañarlos al médico, llevarlos a pasear, etc.) lo suele hacer ella. Hacer recados, conducir, labores de mantenimiento de la casa, cuidado del jardín, la huerta o los animales, lo hace normalmente el hombre.

Ventajas

El matrimonio doméstico puede ser sustituido por la opción de dos chicas externas o una interna y una externa. Contratarlos presenta una serie de ventajas e inconvenientes. Es una solución más económica ya que, si la familia necesita, además de la empleada de hogar, otros perfiles como chófer, jardinero, mantenimiento, conservación de piscina, etc, de esta forma con el matrimonio, cubre todas las tareas domésticas y pude prescindir del jardinero, chofer etc. Además, como el nombre de guardes indica, el matrimonio doméstico guarda la casa. La vivienda no está nunca sola.

Con este tipo de contratación tenemos además una disponibilidad de servicio durante un mayor número de horas, (en el caso de los matrimonios internos). Sin embargo nos encontramos con la necesidad de una zona de la casa para que se alojen y esto conlleva a una menor intimidad para la familia. Hay que destinar una zona de la casa suficiente para que se alojen dos personas.

Desventajas

Normalmente, los matrimonios quieren librar juntos los mismos días de la semana, por lo que la familia se queda sin servicio esos días. En cambio, sí se tuvieran contratadas dos empleadas del hogar internas o externas, podrían alternarse los días de libranza para que las familias de cubiertos los siete días de la semana. El nivel de experiencia de las dos personas suele estar descompensado ya que no siempre se consiguen matrimonios donde el nivel de experiencia y la actitud sea igual en ambos. Uno de ellos suele tener mayor experiencia ( normalmente la mujer). Existe además una menor seguridad en el empleo, ya que, si uno de ellos no funciona implica la salida de ambos de la casa además, si hay problemas dentro del matrimonio doméstico es probable que repercuta afectando en su desempeño laboral.

Busca un matrimonio doméstico